El tomate

Se sabe que el tomate es originario de Centroamérica, y era ya bien conocido y normalizado en la dieta Azteca cuando los españoles nos encontramos con ellos. Más tarde, con la conquista de Hernán Cortés, y en el siglo XVI fue introducido en Europa, ganándose un lugar privilegiado
en nuestra dieta.

«El tomate fue introducido en Europa en el siglo XVI, desde Centroamérica.»

azteca el tomate

«El tomate se puede utilizar, tanto en dulce, como en salado.»

imagen tomate blog

Además de su versatilidad culinaria cabe apreciar sus cualidades nutricionales. El tomate es poco calórico, ya que el 95% de su peso es agua. Es por esto que está totalmente aconsejado para todo tipo de dietas. Su sabor agridulce se lo proporcionan unas pequeñas cantidades de azúcares simples y el ácido cítrico y málico. Esta combinación le confieren las cualidades esenciales para que sea especialmente apetitoso y digestivo.

Si tuviésemos que ponerle alguna pega, sería su pequeño contenido en fibra con respecto a otras verduras (o frutas), pero lo compensa la ingesta de la piel y las semillas.

Poder antioxidante

Pero si por algo destaca el tomate es por su alto valor antioxidante. Su alto contenido en vitaminas C, E y A (como precursora del betacaroteno) lo convierten en regenerador de tejidos, antienvejecimiento y ayudan al sistema inmunitario. Además está delicioso, ¿qué más se puede pedir? Y su alto contenido en Licopeno, lo que le confiere su peculiar color rojo es, ya de por sí, otro potente antioxidante. Vamos, que un gazpacho tiene más beneficios anti edad que muchos tratamientos clínicos.  Cabe destacar su alto poder anticancerígeno, precisamente por su alto contenido en vitamina E y betacaroteno.

Además cuenta con un alto contenido en vitaminas del grupo B, sobre todo de ácido fólico o B12. Esto ayuda al sistema nervioso, a la obtención de energía, y su consumo está altamente indicado para mujeres embarazadas.

Contenido en potasio

Pero si por algo destaca el tomate es por su alto contenido en potasio, que favorece la regeneración muscular, el magnesio y el hierro. Es por ello que es muy aconsejable su consumo en niños, ya que potencia el crecimiento correcto de músculos y huesos.

imagen cocina tomate blogComo curiosidad sobre el tomate; si lo que queremos es liberar el licopeno, que ha demostrado en sobrados estudios que resulta altamente beneficioso para el tratamiento y prevención de enfermedades coronarias, es mejor que lo cocinemos. Las altas temperaturas hacen que las fibras celulares se rompan y favorezcan su liberación. Es por ello que las salsas a base de tomate o los purés cocinados están especialmente indicados para corazones debilitados.

En posteriores artículos te mostraré recetas con tomate en las que te vas a chupar los dedos, y se convertirá en un imprescindible en tu cocina.

Ana Escudero

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí