El ajo y sus cualidades

El ajo proviene de la familia de las liliáceas, hermano de las cebollas y los puerros, y su cultivo está muy extendido. No en vano, sus aplicaciones tanto en cocina, como sus múltiples cualidades lo han convertido en imprescindible en todos los hogares.

El ajo y sus cualidades

Algo de historia

Para fijar su origen nos tenemos que remontar a Asia central hace siglos. La variedad que conocemos actualmente tiene allí su procedencia. Debido a las múltiples propiedades que se le atribuían, se fue extendiendo por la India para seguir colonizando todo el Mediterráneo.

El ajo y sus cualidades culinarias, además de curativas ya fueron descubiertas desde su origen, llegando a ser utilizado como una medicina más. De hecho, en el Antiguo Egipto, existen evidencias que demuestran que los faraones administraban ajos crudos a sus esclavos para mantenerlos fuertes. Es llegaron a encontrar cabezas de ajo en importantes tumbas y se cree que se utilizaban para alejar a los malos espíritus. Quizás el tema del ajo con los vampiros se remonta a muchos más atrás de lo que pensábamos…

En Grecia se consumía para la curación y prevención de enfermedades, como el tifus o el cólera. Se creía que fortalecía el cuerpo, igual que lo pensaban los egipcios. Pero no fue introducido, normalizado y cultivado por todo el mediterráneo hasta que lo hizo el Imperio Romano. Éste le reconoció capacidades antisépticas y antiinflamatorias, llegando a tener un gran consumo. Fue desde ese momento que llegó a formar parte de nuestra dieta, y que prevalece fuertemente hasta nuestros días, ya que es un imprescindible en nuestra cocina.

Propiedades beneficiosas

Aunque las civilizaciones antiguas no pudiesen hacer un análisis nutricional y químico del ajo, no les faltaba razón atribuyéndole todo tipo de propiedades beneficiosas. Ellas conocian ya de las cualidades del ajo. De hecho hoy contamos con estudios que corroboran que el ajo tiene propiedades medicinales, sí, tal cual, medicinales, y que deberíamos consumirlo más, si cabe.

Por ejemplo, contiene un compuesto llamado alicina, que se desprende cuando se machaca o se mastica, y que es el responsable de su olor, proveniente del azufre. Pero, ¿qué cura exactamente la alicina? Pues bien, es la responsable de los efectos antibióticos que se le atribuyen al ajo. Consigue prevenir y mejorar patologías como infecciones producidas por Cándida álbicans y algunas especies de Trichonomas, Escherichia Coli, Staphilococcus aereus, Salmonella typhi… En palabras más coloquiales, es beneficioso para infecciones pulmonares y del aparato respiratorio, para infecciones bacteorológicas provocadas por cándidas. Asimismo, mejora o cura infecciones intestinales causadas por Escherichia Coli, es decir, la mayoría de infecciones que padecemos en el aparato digestivo, e incluso infecciones tan graves como las causadas por la Salmonella.

Todo esto añadiendo que contiene otro tipo de principios, minerales y vitaminas, tales como: Posee un alto valor nutritivo pero aporta muy pocas calorías, lo que lo hace aconsejable en todo tipo de dietas. Tiene un alto contenido en vitamina C, vitamina B6 y manganeso.

Puedes encontrar más info aquí, Fuente: La Vanguardia

El ajo y sus cualidades: resumiendo…

En resumidas cuentas y llevado a efecto práctico; consumir ajo crudo, por ejemplo, ha probado su eficacia mejorando y previniendo considerablemente las siguientes patologías:

  • Mejora la circulación sanguínea, ergo, previene o mejora estados de colesterol alto y posibles trombos o atranques de arterias.
  • Buen antibiótico natural, ergo, mejora infecciones intestinales o las previene.
  • Es bueno para el hígado, precisamente por las cualidades que hemos descrito anteriormente y porque es capaz de entrar en el proceso de depuración sanguínea.
  • Es beneficioso para el cuidado de la piel. Precisamente por lo dicho anteriormente, porque tiene propiedades antioxidantes, por su contenido en vitaminas y por ser un potente antiséptico. ¡Ojo a los casos de acné! Existen remedios caseros a base de mascarillas hechas con ajo muy efectivas.
  • Si se padece anemia, se debe incorporar inmediatamente y de forma abundante en la dieta. Su contenido en vitamina B6 hace que el hierro se absorba de la forma más óptima posible.
  • Es muy beneficioso para nuestro aparato digestivo, ya que ayuda a su depuración y buena salud.

Si has leído con atención todo lo expuesto sobre el ajo, no tienes excusa para hacer uso y abuso del alioli… Eso sí, ofréceselo también a tus comensales, así nadie olerá de forma “especial”.

Si quieres conocer información acerca de otros vegetales, visita nuestra sección: fichas de los vegetales

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí