El sabor del tomate auténtico

Casi de forma instintiva, cuando empezamos a cultivar un huerto lo hacemos por los tomates. ¿A quien no le gusta el sabor del tomate?Probablemente sea por la gran cantidad que consumimos al año; sólo en España, se estima que comemos 20 kilos por persona y año, y creo que la cifra tira por lo bajo… No en vano somos el país del gazpacho, y todos sabemos que para que esté bueno, necesita buen y abundante tomate. No obstante, aunque nos dé esa impresión, no es el cultivo más fácil para iniciarse, y requerirá de ciertos conocimientos y destreza para que podamos tener una buena cosecha.

Para empezar la plantación. Su siembra se realiza por semillas, por lo que en lo primero que debemos estar atentos es en la selección de buena simiente. Debemos analizar, en primer lugar, qué clase de tomates queremos plantar y cuál va a ser nuestro tipo de consumo. No es lo mismo un tomate pera, ideal para sofritos, purés y conservas, que un tomate de ensalada, que tiene mayor contenido en semillas y agua, o un tomate cherry, o un kumato… O variedades autóctonas de las cuales os hablaré a continuación.

El sabor del tomate

Selección de semillas

Con la selección de semillas hay que tener especial cuidado. Una de las frases más oídas en los últimos tiempos, es que el tomate de supermercado no sabe a tomate, que ya no son como los de antes… Se le intenta echar la culpa a que los tomates son recogidos verdes en los invernaderos para que lleguen maduros a la estantería del supermercado, y tienen parte de razón, pero lo cierto es que no es sólo por eso. Como en todas las producciones, lo que se busca es el rendimiento y la producción idónea, y para ello se ha realizado durante muchos años, diversos estudios y selecciones de semillas y ejemplares, que les confieren a las matas plantadas en grandes producciones, más durabilidad y mayor rendimiento con menor agua. Esto es obvio, dado el gran consumo debido a la superpoblación mundial, y a que los productores buscan, el máximo rendimiento, cosa normal y comprensible. Pero al mismo tiempo se ha sacrificado sabor y textura. Simplemente probad una cosa… Tomad un tomate de un huerto de un agricultor tradicional de vuestra zona, y un tomate de supermercado, colocadlos los dos, por ejemplo en una despensa, con las mismas condiciones ambientales ambos… Observad la durabilidad. No hace falta decir nada más, ¿verdad? Creo que todos conocemos la respuesta.

El sabor del tomate auténtico

«Existe una corriente que está cobrando mucha fuerza últimamente que intenta recuperar las semillas de los cultivos tradicionales»

Esta reflexión la hago para que escojas con especial cuidado la procedencia de las semillas que vas a emplear. Si las quieres adquirir de sobre en el supermercado, ya sabes lo que hay… Y así y todo, seguramente tus tomates sabrán bastante más a tomate que los adquiridos en las grandes superficies, pero no dejará de ser un ejemplar adaptado y preseleccionado por, seguramente, una multinacional. Insisto, que no tienen nada de malo en esencia, las propiedades nutricionales son extraordinarias de igual modo, y son ejemplares de plantas resistentes y seleccionadas para dar un gran rendimiento, pero… Si lo que quieres es buscar el sabor del tomate auténtico, que recuerdas de tu niñez, este no es el sitio donde debes buscar.

Existe una corriente que está cobrando mucha fuerza últimamente que intenta recuperar las semillas de los cultivos tradicionales. En mi caso, lo que más conozco por proximidad es el tomate valenciano. Se trata de un tomate que estéticamente es feo, para qué nos vamos a engañar; sin embargo, su sabor es extraordinario.

Blog el sabor del tomate

Esta foto pertenece a la página de Facebook de “El Rincón de Mariñeta”, un restaurante que os recomendamos en Valencia. Ellos sí saben tocar lo bueno.

Evidentemente está perfectamente adaptado al terreno y la hidrología valenciana,  y tiene sus problemas particulares, pero su cultivo vale mucho la pena, resulta muy productivo y el sabor del tomate es único.

Consideraciones

Os recomiendo fervientemente que leáis este trabajo en PDF. Es una guía realmente útil para la recuperación de semillas tradicionales de todo tipo.

http://www.redsemillas.info/wp-content/uploads/2017/04/Gu%C3%ADa-Metodologica-Recuperaci%C3%B3n-Variedades-Tradicionales1.pdf

Pero, bueno, siempre podéis pedirle algunas semillas o algunas plantitas al vecino o al abuelo, os aseguro que no os arrepentiréis.

De esta forma entre los meses de marzo, abril y mayo puedes empezar a sembrar las semillas, a la semana germinarán y empezarás a tener pequeños ejemplares que luego deberás trasplantar a un sitio más holgado, para acabar colocándolas en su lugar definitivo. Te sobrarán muchos ejemplares; esos son normalmente los que se reparten entre la familia y amigos, para intentar mantener lo autóctono y el sabor que todos queremos en nuestros platos.

En posteriores post profundizaré en los cuidados del cultivo y los pasos que se deben seguir para que te hagas unos gazpachos de escándalo. ¡No te los pierdas!

Y si quieres conocer más sobre el tomate, no te pierdas este artículo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí