La berenjena

Variedades, propiedades nutricionales y cultivo

Nativa de la parte tropical asiática, hoy la berenjena, se comercializa y se cultiva casi en todo el mundo.

La berenjena, según la variedad, que las hay, y muchas, se divide en tres tipos: De fruto largo, globoso y oval.

Su aspecto exterior puede variar, desde el morado intenso, con bandas blancas y moradas, amarillas, anaranjadas… Lo que no varía es su interior, que siempre contiene una carne blanca y firme. La berenjena resulta muy versátil en la cocina, pudiendo utilizarla como una verdura en infinidad de platos, o rebozada y frita con miel, también en el horno y gratinada puede ser un plato delicioso.

Si quieres cocinarlas al horno y necesitas uno, os recomiendo que no os perdais este sitio, donde los encontrareis a muy buen precio hornoelectrico10.es

Aquí os dejamos también la receta de la berenjena, rebozada con miel, aquí

La berenjena

Propiedades nutricionales

Resulta un alimento muy saludable, y con un muy bajo contenido en calorías y en hidratos. De fácil digestión, contiene una buena cantidad de zinc y de potasio, además de hierro, fósforo, magnesio y calcio. Nos aporta también una gran variedad de vitaminas, como A, C y B12 (ácido fólico), así como cantidades más pequeñas de otras vitaminas del grupo B.

Se le atribuyen variadas propiedades muy beneficiosas para nuestro organismo, como un efecto calmante y diurético. Como todos los vegetales nos aporta gran cantidad de fibra, lo que le confiere propiedades de regulación del tránsito intestinal.

Cocinada con poca grasa resulta muy beneficiosa para el hígado y el sistema biliar.

Cultivo de la berenjena

Las semillas se extraen de los frutos maduros, que se guardan para plantarlas en la siguiente temporada. Por ello aconsejamos, que guardes dos o tres ejemplares en las plantas hasta que maduren del todo, aunque no sean buenas para el consumo. Esto te ayudará a generar tus propias reservas de semillas.

Las berenjenas se deben sembrar, a finales del invierno y protegiéndolas de las heladas, en macetas o semilleros alrededor de 10 semanas, hasta que estén listas para su trasplante. Deben trasplantarse con un desfonde de 25-30 cm para que enraícen de forma correcta. A partir de aquí, en unos dos meses, deberíamos de estar cosechando unas estupendas berenjenas.

Debemos dejar una distancia de unos 60 cm entre planta y planta, para que puedan crecer sin impedimentos.

«El ph ideal para su crecimiento es 6»

Al suelo, antes del momento de su siembra, debemos aplicarle compost o abono, ya que se trata de una planta que necesita un suelo rico en nutrientes. El Ph ideal para el crecimiento de la berenjena sería 6.

Necesita que el suelo se mantenga húmedo pero sin encharque, para evitar problemas de hongos y de podredumbre en raíces. En este caso, la forma de riego más aconsejable sería el goteo.

Necesita que la plantemos en sitios soleados, ya que lo ideal es que cuente con unas 10 horas de sol al día. No soporta las heladas, pero sí el calor si mantenemos el suelo húmedo, de ahí es por lo que te hemos aconsejado el goteo como forma de riego.

Cuando las tengamos a unos 60 cm de altura, es aconsejable que las tutoremos, para que no toquen el suelo, se doblen y se pueda pudrir parte de la planta o sus frutos. También es aconsejable despejar brotes innecesarios para que a toda la planta le llegue bien el sol y la ventilación.

Primero florecerán, para luego ver cómo de esas flores van apareciendo las deliciosas berenjenas.

Para recolectarlas debes cortar siempre el fruto, no arrancarlo. Arrancarlo puede causar serios daños en la planta.

La berenjena

Plagas y enfermedades

Plagas

  • Araña roja: Se produce en épocas calurosas y secas. Para tratarla se aconseja el uso de jabón potásico, que debilita el exoesqueleto de estos ácaros que irán secando las hojas de las plantas, pudiendo causar daños también en los frutos.
  • Araña blanca: Se puede producir ante cualquier circunstancia. Para su tratamiento se aconseja el uso de azufre, admitido también en agricultura ecológica. Notaremos que las hojas amarillean, y es que son igual de dañinos los ejemplares adultos como las larvas, ya que se alimentan de la savia de las hojas.
  • Pulgón: Notaremos que las hojas se enroscan y veremos pequeños seres verdes viviendo en colonias. Para su tratamiento, lo mejor es plantar flores para atraer a las mariquitas, ya que son grandes consumidoras de pulgón. Pero si no vienen todas las deseadas, pulverizar solución potásica sería el mejor remedio.
  • Minador: Veremos como una especie de túneles en las hojas, en los cuales, los adultos se alimentan y al mismo tiempo ponen sus larvas. En este caso se trata de un gusano que puede causar daños importantes en las plantas. Lo ideal en este caso sería evitar que la polilla llegase a nuestro huerto, y para eso se utiliza aceite de neem. En el caso de que ya lo tengamos instalado en el huerto, es necesario acudir a tratamientos químicos más agresivos que te aconsejarán en establecimientos especializados. Hay que tener especial cuidado con el gusano minador porque puede hacernos daños en berenjenas, tomateras, pimenteras… Vamos, en todo lo que pille.
  • TRIPS: Actúan en colonias causando daños irreparables en las hojas. Veremos como una especie de mancha grisácea. Se utiliza aceite de parafina, pero su eliminación no es fácil, por lo que, como en el caso anterior, sería mejor desplazarnos a una tienda de artículos de agricultura especializados y dejarnos aconsejar.

Enfermedades

  • Mildiu: Se trata de un hongo provocado por un exceso de humedad ambiental o encharcamiento. Es por ello que necesitamos un suelo que tenga un buen drenaje y controlar los riegos. Por ello seguimos aconsejando en este cultivo el goteo. Lo podemos prevenir con las suficientes horas de sol.
  • Verticilosis: Esta enfermedad puede provocar la muerte de la planta, desecándola poco a poco. Existen ciertos productos a base de peróxido de hidrógeno que pueden ayudar, pero lo cierto es que tiene difícil solución.
  • Podredumbre gris: Ciertos insectos aprovechan partes debilitadas del fruto o lugares donde hemos realizado cortes para debilitar la planta. Se produce cuando la humedad ambiental es muy alta. Lo podemos prevenir con las debidas horas de sol.

Pueden aparecer otra serie de patógenos, pero todos ellos son debidos a altas humedades, seguramente porque en terrenos donde hemos decidido plantas las berenjenas no cuentan con el drenaje o con las horas de sol necesarias. Como siempre, recuerda, más vale prevenir que curar.

Más información acerca de vegetales en nuestra sección ficha de los vegetales

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí