El perejil

Valor nutricional y cultivo en macetas

Cuando le decimos a alguien que es el perejil en todas las salsas le estamos diciendo que es imprescindible en todo aquello en lo que se encuentra involucrado, o el que le da sabor a las reuniones o a la gente con la que se encuentra.

No en vano, este vegetal es, en realidad, el alma de muchas salsas, y un imprescindible en recetas como el tabulé.

El perejil

«El perejil es un potente antioxidante, un antiinflamatorio natural y un anticoagulante»

Si se consume crudo, obtenemos una nada desdeña cantidad de vitamina C, imprescindible para la correcta absorción de hierro. Vitamina A, importante aliada para cuidar nuestra visión, el crecimiento de los huesos y la buena salud de la piel, así como de vitamina K, básica para regular la coagulación de la sangre y difícil de obtener. Así que ya ves, el ramillete que nos suelen regalar en la pescadería es un buen regalo, y se debe convertir en un imprescindible en tu dieta. El perejil es un potente antioxidante, un antiinflamatorio natural y un anticoagulante.

Puedes descubrir más información sobre los beneficios de esta planta, en este artículo de Ecocosas

Cultivo en macetas

Conocemos dos tipos de perejil, el rizado y el liso. El primero tiene un sabor más sutil, y se utiliza más decorando platos por su vistosidad. El liso, con aquellas hojas verdes y hermosas, es el que contiene un sabor más intenso y se suele utilizar en picadas, en muchas ocasiones, junto a su inseparable ajo.

Si ya no te lo regalan en la pescadería y tienes que comprarlo, muchas veces se pone mustio y no se puede utilizar, y si lo adquieres seco, el sabor no es, ni de lejos, el mismo, así que la mejor solución es tener una hermosa maceta en nuestro balcón o ventana para poder echar mano de tan buena materia prima para elaborar nuestros platos.

El perejil

Su plantación se realiza a través de semillas, y podemos hacerlo en cualquier época del año; pero debemos tener en cuenta que si lo hacemos en invierno, tardará más en germinar por razones obvias. Lo primero que debemos preparar es el sustrato en el que vamos a plantarlo. El perejil requiere que la tierra esté húmeda, pero sin encharque, por lo que es recomendable que la primera capa que añadamos a la maceta sea de piedrecitas que ayuden a su drenaje. Con un o dos dedos de piedrecitas bastará. Después debemos acabar de llenar la maceta con un buen sustrato. El universal con nutrientes será suficiente.

«En unos 15 días, las plantitas empezaran a brotar»

Para plantar las semillas, debemos hacerlo como a un centímetro de profundidad y dejando una cierta distancia entre ellas, para que puedan crecer con libertad. Debemos procurar que la tierra esté húmeda, y en unos 15 días, las plantitas empezarán a brotar. Eso si lo hacemos en verano o primavera con temperaturas templadas, si lo hacemos en invierno, como mínimo un mes, así que no desesperes ni abandones tu plantita.

Cuidados de nuestra planta

El perejil necesita luz para crecer, pero no demasiado sol directo. No soporta bien las heladas, por lo que debemos tener cuidado de protegerla si este fuera el caso.

La plantita necesita riegos frecuentes, pero no demasiado abundantes para evitar el encharque. Procurar que el sustrato esté húmedo, pero sin pasarnos.

Si florece, debemos retirar las flores, ya que éstas debilitan la plantita, que espigará y dejará de ser buena para cocinar. Estas semillas que recortamos de las flores podemos guardarlas para reproducir más plantas; una vez hemos empezado el ciclo, ya no necesitaremos adquirir más semillas, nosotros mismos podemos reproducirlas.

El perejil

Las flores no son buenas para cocinar, ya que amargan los platos.

Aunque no necesitemos todo el perejil que cortamos, la plantita necesita podas y arreglos, por lo que puedes encontrarte con un excedente de perejil que no seas capaz de consumir. Para conservarlo existen dos formas, la desecación o la congelación. Por mi parte te aconsejo la congelación. De esta forma, cuando se utiliza el perejil en los platos, apenas se nota que ha pasado por este proceso, aporta el mismo sabor que si estuviese acabado de cortar. Si por el contrario lo desecamos, pierde mucho sabor.

Con estas sencillas pautas, seguro que en poco tiempo puedes disfrutar del sabor del perejil en todos tus platos.

Puedes descubrir más información, visitando nuestra sección «fichas de los vegetales»

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí