La zanahoria

Cultivo y propidades nutricionales

Nos encontramos en plena época de siembra de la zanahoria. Necesita un clima templado para germinar y crecer, por lo que los meses ideales de siembra son entre abril y julio. Se puede alargar hasta finales de verano, pero quizás los ejemplares que cosechemos no alcancen un calibre demasiado atractivo.

Las semillas necesitan abundante humedad para poder germinar. Un truco para que germinen más deprisa cuando las plantemos en el sustrato correspondiente, es colocarlas un par de días antes entre papeles húmedos, esto les dará un empujoncillo para que vayan predispuestas a su lugar definitivo. Cuando las plantemos en tierra, tan sólo tenemos que realizar un surco de 1 cm de profundidad e ir depositando las semillas a una distancia tal, que les  permita crecer con holgura.

La zanahoria

Se trata de una semilla de tamaño pequeño, por lo que cuestan de manejar, y la primera siembra se realiza sin poder calcular ciertamente la distancia, por lo que es recomendable realizar un aclarado. En pocos días, veremos cómo han empezado a aparecer las hojitas de las zanahorias, aunque ellas todavía no se hayan desarrollado, es en este estado cuando debemos dar algún tirón a estas hojitas con tal de dejar una distancia de entre 10-15 cm entre planta y planta. De esta forma es cuando tendrán el debido espacio para crecer.

La zanahoria necesita de siembra directa. No es aconsejable comprar plantones o realizar semilleros, ya que la raíz no se desarrollará bien si la cambiamos de sitio, por lo que es más que probable que acabemos perdiendo tiempo y dinero.

Rebrotar zanahorias de compra

También tenemos la opción de hacer rebrotar en casa las zanahorias que adquirimos en el mercado, y por ende, tener que adquirir menos. Esto se realiza de forma muy sencilla. Tenemos que cortar el brote superior con una distancia de 0,5 cm aproximadamente, e introducirlas en un dedo de agua. A partir de ahí, si las cosas salen bien, empezarán a crecer hojitas, y cuando éstas tengan un tamaño de unos tres o cuatro dedos, podemos trasplantarlas a una maceta o a nuestro huerto y la zanahoria se irá desarrollando normalmente. Debemos estar atentos, porque en muchas ocasiones se pueden pudrir.

La zanahoria

Es mucho más probable que podamos hacer rebrotar las zanahorias que compramos con hojas. Además de que tienen dos ventajas más; aguantan mejor que las que tienen las hojas cortadas, y saben mejor. Probablemente porque el viaje y el tiempo de la cosecha al plato es mucho más corto.

Un poco de historia

Se cree que la zanahoria empezó a cultivarse para el consumo humano allá por el 3.000 a.C., ahí es nada. Su color en aquella época era el morado, un color entre morado y amarillento, que no se parecía para nada al naranja con el que la identificamos hoy en día. De hecho, existen muchos tipos diferentes de zanahorias, y estas moradas se siguen cultivando, aunque no se comercialicen. Su color naranja actual se debe a experimentos y cruces de los holandeses, intentando hacer un homenaje a los colores de la casa real holandesa.

La zanahoria

Pero lo que más nos pueda chocar es el consumo que se hacía de ella. Se ha descubierto que el consumo de la raíz no empezó hasta el s. I, aunque en la Antigua Roma ya se utilizaba antes porque se le atribuían propiedades afrodisíacas.

Lo que se consumían eran sus hojas y sus semillas, de forma parecida a como consumimos actualmente el perejil, la raíz se abandonaba o se la comían los cerdos.

Su origen se sitúa en Asia Central, concretamente en Afganistán, extendiéndose paulatinamente y de forma muy rápida hasta Europa y el resto del mundo.

Propiedades nutricionales

El consumo de zanahoria tiene más que probados beneficios sobre nuestra salud. Bien sea cocida, al vapor, salteada o cruda, resulta muy nutritiva y con un muy bajo aporte calórico.

Por cierto, comerlas crudas fortalece y limpia los dientes, ayudando a nuestra salud bucodental.

La zanahoria

Asia es la mayor productora del mundo de zanahoria, seguida por Europa y Estados Unidos, y la OMS recomienda encarecidamente su consumo, ya que resulta muy beneficiosa para el estado de nuestra vista y nuestra piel. Esto es debido a su alto contenido en minerales y vitaminas, como el potasio, el sodio, el fósforo, el magnesio, el hierro, el calcio, el zinc, el selenio y el yodo (imprescindible para nuestro buen funcionamiento metabólico, para la regulación del sistema nervioso y para la correcta función cerebral). Y vitaminas como C, E, B3, B6, B1, B2, Carotenos, Ácido fólico y Retinol. No en vano, la zanahoria es una imprescindible en todos los batidos détox.

Muffins de zanahoria y coco

La zanahoria es una hortaliza muy versátil, a la que se le puede sacar mucho rendimiento en la cocina.

Una muestra de ello la podemos encontrar en el blog de PabloDgourmet, en el cual encontrarás una interesante receta de muffins con zanahoria y coco.

Su alto contenido en fibra previene el estreñimiento y ayuda al buen tránsito intestinal, además de calmar la acidez y las molestias gástricas.

Puedes descubrir mucha más información en nuestra sección «ficha de los vegetales»

2 COMENTARIOS

  1. Hej!

    La verdad es que comerse uno o dos muffins de zanahoria y coco es todo un lujazo. De vez en cuando las he preparado para mis compañeros de trabajo, más que nada como capricho 🙂 para un fika, y siempre han gustado mucho.

    Felicidades por el artículo Ana, realmente muy completo.

    Pablo [https://pablodgourmet.wordpress.com/]

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí