Insecticidas caseros

Uno de los problemas más habituales que nos encontramos en nuestros cultivos, son las plagas de insectos, hongos o bacterias. Hoy en día es relativamente fácil combatirlas ya que existen todo tipo de productos para tal fin. Pero el problema es que la mayoría de ellos contienen químicos, pero lo que muchas personas no saben es que con ingredientes fáciles de encontrar y de manera sencilla, podemos crear nuestros propios insecticidas caseros, para acabar con las plagas más frecuentes, de forma sostenible y respetuosa con el medio ambiente.

insecticidas caseros

Para combatir hongos

Unas de las plagas más frecuentes en verano, debido a la combinación entre altas temperaturas y humedad, son los hongos, como, por ejemplo, el mildiu, el oídio y la roya.

Para combatir dichos hongos, podemos crear un fungicida muy efectivo, mezclando 8 partes de agua (mejor si es agua de lluvia) y 2 partes de leche desnatada, que aportará sales minerales y aminoácidos. Finalmente, por cada litro de esta mezcla, añadiremos 20 gramos de bicarbonato sódico. La mezcla resultante, la podremos aplicar de forma sencilla con un pulverizador, durante dos días seguidos, a última hora de la tarde preferiblemente y realizando una pulverización cada 15 días, como prevención.

Para pulgones y gusanos

La hoja del tomate, contiene alcaloides, que son un repelente natural contra insectos. Conociendo este dato, recogeremos hojas de tomatera, llenaremos dos tazas con ellas y les añadiremos agua. Dejaremos reposar la mezcla durante 24 horas y a continuación la diluiremos añadiendo dos vasitos de agua. A partir de ese momento ya tendremos listo un potente insecticida natural para utilizar con un spray, rociando directamente las plantas, veréis como en pocos días, el pulgón desaparece. Cabe destacar que esta mezcla puede ser tóxica para los animales domésticos, por lo que tendremos que proceder con cuidado.

insecticidas caseros
Hojas de tomatera

Para eliminar caracoles y babosas

Para empezar, diremos que, si tenemos poca cantidad de ellos, no recomendamos aplicar nada, solamente se recomienda en caso de que se convierta en una verdadera plaga. En tal caso, uno de los insecticidas caseros más probados, altamente efectivo y que no precisa de la muerte de dichos animalitos.

Se trata de la ceniza que produce la quema de madera. Si, por ejemplo, tenemos chimenea en casa, no es mala idea guardar la ceniza para el huerto, porque nos puede ser muy útil precisamente para este tipo de plagas. La forma de aplicación, seria creando un anillo alrededor de la planta, esta actuará como barrera e impedirá que trepen por ella.

Existen otros remedios muy efectivos, pero que mataran tanto a caracoles, como a babosas, por lo que dejamos a criterio de cada cual, su utilización. Uno es la cerveza. Ésta despide un olor que los atrae, de forma que, si ponemos un cuenco con un poco de cerveza, sin darse cuenta, acabaran dentro ahogados. De la misma manera, si mezclamos agua, con un 2% de cafeína y pulverizamos las plantas, al día siguiente, caracoles y babosas, habrán perecido. Pero repito, si la infestación no es exagerada, aconsejamos el uso de la ceniza, es menos agresivo e igual de efectivo.

5 usos de la ceniza, una buena aliada de nuestro huerto

Para la araña roja, mosca blanca y pulgón

Para estos molestos visitantes, dentro de los insecticidas caseros más efectivos, está el jabón potásico. Este es fácil de preparar de forma casera, aunque requiere algo más de esfuerzo que los anteriormente descritos. Para prepararlo vamos a necesitar lo siguiente:

            -1 patata

            – 1 litro de aceite de oliva

            – 1 litro de agua

            – jugo de limón

            – Ceniza de madera (procedente de aprox. 4 kgs de madera)

            – Una olla metálica

            – un medidor de ph. Puede servir el que usamos para las piscinas.

insecticidas caseros
Jabón potásico casero

El proceso de preparación sería el siguiente: Quemamos los 4 kgs de madera para obtener la ceniza. Una vez tenemos la ceniza, la metemos en la olla metálica y le añadimos un litro de agua. Esta mezcla, la dejaremos reposar durante 72 horas. Cuando pase ese tiempo, se va a producir carbonato de potasio, ingrediente primordial para elaborar dicho jabón. Es en este momento, cuando cogeremos la patata y la meteremos dentro, si ésta flota significará que la mezcla tiene suficiente carbonato potásico y podremos seguir al siguiente paso, en caso contrario, tendremos que añadir ceniza y dejar reposar 48 horas, antes de repetir este paso.

«mediremos el ph con nuestro medidor o tira reactiva»

En el siguiente paso, añadiremos un litro de aceite y removeremos hasta conseguir una textura viscosa, calentaremos al fuego toda la mezcla para conseguir espesar todavía más la mezcla. Es en este momento, cuando mediremos el ph con nuestro medidor o con una tira reactiva que podemos encontrar en cualquier farmacia, si el ph se encuentra entre 8 y 9, el jabón está perfecto, en caso contrario iremos añadiendo zumo de limon para reducir la alcalinidad.

Finalmente, guardamos el jabón en un recipiente cerrado y cuando vayamos a usarlo, lo mezclamos con agua para poder regar las plantas con comodidad.

Existen muchos más insecticidas caseros, pero los que aquí os hemos traído son de los que más se usan y los que hemos probado que tienen una alta efectividad, así que ya podrás desterrar los productos químicos y ser responsable con nuestro medio ambiente.

Y no te pierdas nuestros interesantes artículos, pulsa aquí para verlos todos

5 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí