La cebolla propiedades y cultivo en el huerto urbano

El aliado perfecto de nuestra alimentación y de nuestro huerto

Parece que la cebolla sea como una verdura de segunda, a la que le dedicamos poco tiempo. No suele ser la protagonista principal de las recetas de cocina, sin embargo, siempre está presente en nuestras despensas y en nuestros calderos. Sus propiedades y facilidad de cultivo, hacen que sea una habitual en nuestro huerto urbano.

Como acompañante de todo tipo de ensaladas, ceviches, sofritos, salsas… Nos acompaña en la cocina desde tiempos inmemoriales, y esto no es porque sí, ya que se ha ganado su lugar a pulso.

La cebolla

Su presencia enaltece el sabor de otros alimentos, enriqueciendo guisos y sofritos y electrizando sabores cuando se utiliza en crudo.

Las hay de muchas clases, dulces, moradas, pequeñas, grandes, picantes… Y sus propiedades nutricionales son, sencillamente fabulosas.

Propiedades nutricionales

Nos aportan una gran cantidad de agua, concretamente un 90% de su peso, por lo que ayuda a nuestra hidratación y la convierte en un gran aliado en dietas para la pérdida de peso.

No contienen ni grasa, ni colesterol… A no ser que te las comas rebozadas de forma industrial.

Nos aporta una gran cantidad de fibra vegetal de calidad, ya que se trata de una fibra soluble que ayuda a mantener una buena salud intestinal.

Nos aporta fósforo, potasio, magnesio, hierro e incluso calcio, mientras que la cantidad de sodio que aporta es prácticamente insignificante, por lo que es altamente recomendable para todo tipo de personas de todas las edades.

cebolla, propiedades y cultivo

Con respecto a las vitaminas, toman protagonismo las del grupo B, aportando gran cantidad de ácido fólico y vitamina C. Aunque la vitamina C sólo sería destacable si la consumiésemos en crudo. Si la cocinamos, su aporte es casi insignificante.

Lo que sí debemos destacar es su alto poder antiinflamatorio, antioxidante y antimicrobiano, por su alto contenido en flavonoides, y compuestos azufrados; y por esto sí debe ser un imprescindible en nuestra dieta.

Cultivo en huerto urbano

Existen dos formas de reproducir cebollas en nuestro huerto urbano, la primera es a través de semillas, y la segunda, guardando la parte de la cebolla que contiene las raíces. Esta parte la ponemos en un recipiente con agua o con un poco de tierra húmeda y, poco a poco irán desarrollando nuevas raíces y tallos.

Si decidimos plantar semillas, y en el exterior, es muy importante conocer las peculiaridades y el tiempo de plantación de cada variedad, de ello dependerá el éxito de la cosecha.

Más información sobre la cebolla, aquí

«Las variedades más dulces, suelen tener peor conservación»

En un huerto urbano podemos cosecharla casi todo el año, plantando primero de forma más junta, para luego ir consumiendo las tiernas y dejar el resto que tome más calibre.

Si partimos de esa base, podemos plantar variedades de otoño-invierno, y variedades de primavera, de esta forma nunca nos faltará abastecimiento.

A tener en cuenta que las variedades más dulces, que suelen ser las de otoño-invierno, suelen tener peor conservación, de forma que debemos ir consumiéndolas más deprisa que sus homónimas de primavera.

Las que plantaremos en primavera, las recogeremos en verano, y pueden ser guardadas durante el otoño y el invierno sin ningún problema, hasta que empecemos la recolección de las dulces de nuevo. Por eso en nuestra web www.clubdelhorticultor.com insistimos tanto en la planificación de las plantaciones, ya que de ello puede depender el abastecimiento de nuestros alimentos.

Se comercializan en planteles o en semilleros con alveolos. También es probable que tengamos semillas recogidas de siembras anteriores. Sea de la forma que sea, debemos llevar a su lugar definitivo la planta primigenia, preparando anteriormente la tierra librándola de malas hierbas y posibles terrones o piedras, y removiéndola para oxigenarla y dejarla mullida, para que las cebollas puedan desarrollarse. Sembramos la parte blanca, dejando en la superficie las hojitas verdes que tenga el brote. Como ya hemos dicho, depende del espacio del que se disponga, se puede apretar un poco más el cultivo e ir consumiendo las tiernas, a medida que las otras crecen.

reiteramos, asesórate del tipo de cebolla que adquieres y del tiempo adecuado de siembra.

Y si quieres más información acerca de vegetales, visita nuestros artículos aquí

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí