Los alimentos km 0 están en auge

De donde nace la necesidad de comer bien

El auge de los alimentos km 0 o de proximidad, como también se los conoce, nacen a raíz de un nuevo concepto de alimentación conocido como “slow food”. Éste nace de una asociación gastronómica italiana, situada en Bra, en la región del Piamonte a principios de 1986.

Bra, Piamonte (Italia)
Bra (Piamonte – Italia), cuna del «Slow food»

Esta organización predicaba un cambio en las costumbres alimentarias, fomentando el placer de la comida, junto a la cultura, el ecologismo, la sostenibilidad, la biodiversidad y la ética para con los productores.

Toda esta tendencia va haciendo mella hasta llegar a nuestros días. Para nosotros ya es habitual y forma parte de nuestras vidas el concepto alimento km 0.

Si quieres profundizar en el concepto slow food, te dejamos este enlace

Características que definen un producto de proximidad

A estas alturas, todos tenemos ya muy claro que, si queremos disfrutar del buen sabor de unas frutas y hortalizas de excelente calidad, necesitamos consumir productos locales, de proximidad, puesto que tienen unas ventajas que las caracterizan y que las hacen superiores, pero veamos que requisitos deben tener esos productos, para ser considerados km 0.

En primer lugar y como su propio nombre indica, no pueden cultivarse a una distancia que sea superior a 100 km de nuestro emplazamiento. Ese radio es el que diferencia entre producto “local o de proximidad” o producto de lejanía.

Los alimentos km 0 están en auge

Deben ser, como no puede ser de otra manera, productos exclusivamente de temporada, lo cual, si lo pensamos, tiene toda la lógica del mundo. Disfrutamos del sabor óptimo de ese producto, con un precio coherente. A nadie se le escapa ver productos a un precio desorbitado y que no se corresponde con la época del año en la que estamos.

 Y finalmente, todo el proceso productivo, incluyendo su transporte hasta el lugar de comercialización, debe realizarse con el máximo cuidado y protección con el medioambiente.

Consecuencias del consumo de productos km 0

Como es obvio, consumir este tipo de productos tiene muchas ventajas y consecuencias positivas para nuestra sociedad y para nuestros hábitos de vida.

Como primeras consecuencias, estamos mejorando e impulsando la economía local, permitiendo que pequeñas explotaciones cercanas resulten sostenibles y fomentando el tejido empresarial cercano.

«fomentamos el desarrollo rural y la economía agraria»

Aparte, nos permite consumir productos más frescos y con todas sus propiedades prácticamente intactas, debido al poco transporte y almacenamiento que sufren. Reducimos la contaminación, puesto que la distancia es muy pequeña y por lo tanto estamos contribuyendo a mejorar el efecto sobre el cambio climático.

Contribuimos al equilibrio nutricional y de paso fomentamos el desarrollo rural y la economía agraria, tan necesaria hoy en día.

Y es que, quien no ha dado un mordisco a una fruta y ha soltado ese comentario de  ¡¡buff, este tomate no sabe a nada!! Así que nada, desde el Club de la Horticultura, os animamos a que prioricéis el consumo de este tipo de productos y es que los alimentos km 0 están en auge.


Descubre más artículos interesantes en nuestro blog

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí