Formas deliciosas de conservar tomates

Aprovecha todo lo que te ofrece tu huerto

Tener una cosecha abundante es todo lo que desea aquel que tiene una huerta. Sin embargo, uno de los problemas con los que nos encontramos, a no ser que tengamos un año hidrológico y meteorológico que nos permita estar consumiendo directamente de las plantas durante muchos meses, es que la cosecha viene toda de golpe. Por eso, hoy os ofrecemos un artículo muy interesante sobre como conservar tomates.

montaña de tomates

Te puedes encontrar con  kilos y kilos de tomate que no seas capaz de consumir. Está bien regalar o vender, pero si tienes una huerta de consumo familiar, creo que lo que te puede resultar más interesante es conservarlos para el resto del año, de esta manera, unos meses de esfuerzo te garantizarán tener una despensa llena.

Formas de conservación

Conservas

Esta forma de conservar tomates, te da la oportunidad de degustar el sabor del tomate crudo todo el año. Se puede utilizar en diferentes tipos de platos, crudo, tal cual, sacado del tarro, como el caso del “Esgardaet” valenciano, o incluso utilizarlo para hacer gazpacho o salmorejo. Por supuesto, también puedes hacer sofritos y salsas como lo harías con cualquier tomate crudo.

Para realizar este tipo de conservas es preciso seguir una serie de pasos y no correr ningún riesgo. Se debe evitar la proliferación de bacterias dañinas que pueden causar enfermedades muy serias.

Para ello, lo primero que debemos elegir son ejemplares maduros paro sanos, es decir, si un tomate está tocado por algún golpe, o cualquier cosa que notemos extraña, debemos desechar esa parte y aprovechar la otra parte sana del ejemplar.

conservar tomates

Tenemos que esterilizar bien los tarros que vamos a utilizar. Lo mejor es el vidrio con tapa metálica. Para ello puedes reutilizar tarros que hayas comprado con legumbres, conservas, mayonesas, etc.

Por supuesto, deben estar muy limpios, y luego pasar a su esterilización. Si tienes una máquina de esterilizar, estupendo, y si no, te explicamos cómo hacerlo de forma muy sencilla. Coloca las tapas en un recipiente y hierve con agua durante unos 5-10 minutos, a continuación déjalos sobre un paño de algodón limpio.

«Para pelarlos sin ninguna dificultad, hazles una cruz con un chuchillo en el culete y escáldalos»

Luego coloca los botes de vidrio en un recipiente donde se puedan cubrir por completo con agua, coloca un paño de algodón al fondo porque con el movimiento del hervor se pueden romper. Hiérvelos durante unos 30 minutos. A continuación los sacas y los dejas secar boca abajo sobre un paño limpio.

Ahora ya tienes los botes correctamente esterilizados de patógenos que puedan arruinar tus conservas.

Lo siguiente a tratar son los tomates. Deben estar bien maduros, y preferiblemente pelados. Para pelarlos sin ninguna dificultad, hazles una cruz con un chuchillo en el culete y escáldalos apenas un par de minutos. De esta forma los pelarás sin ninguna dificultad.

«Ciérralos fuertemente y cuécelos al baño maría durante 10 minutos»

Ahora es el momento de introducirlos en los botes. La variedad ideal para hacer este tipo de conservas es el tomate pera, pero puede realizarlo con cualquiera. En el caso del pera, si no son de mucho tamaño, puedes envasarlos enteros. Si son grandes, te aconsejamos que los partas en trozos grandes para aprovechar al máximo el espacio del tarro.

Apriétalos bien, de forma que no queden espacios con aire. Ciérralos fuertemente y cuécelos al baño maría durante 10 minutos. Deben estar cubiertos totalmente de agua.

Esto creará el vacío de los tarros y los sellará. Es importante que todos los elementos que utilicemos durante la elaboración estén esterilizados. Tales como cucharas, cuchillos, etc. Debemos evitar que cualquier patógeno se quede en nuestras conservas.

tarros de conserva

Este tipo de conserva te va a durar todo el año. No es recomendable consumir conservas de este tipo que sobre pasen el año de envasado, por eso es importante que las etiquetes correctamente.

Y, muy importante: Si en el momento de abrir el tarro no oyes el característico “Pop” de la apertura de vacío, ves que tiene como una espumita blanca por la parte superior, o notas un cierto sabor y olor picante, no consumas esa conserva.

«Este método también lo podemos utilizar para envasar mermelada»

Seguramente se rompió el vacío y algún patógeno se ha reproducido en su interior. No la consumas bajo ningún concepto, ya que puede ser muy peligroso para tu salud y la de tu familia.

Este método también lo podemos utilizar para envasar mermelada de tomate, tomate frito, pisto… En definitiva, cualquier conserva que queramos conservar en despensa. Sólo es que la forma de preparación será a nuestro gusto. Pero nunca te saltes el proceso de esterilización.

Mira este interesante vídeo sobre como esterilizar frascos para conservas

Tomates secos

Otra forma de conservar tomates, es secarlos. Es muy sencillo y te ayudará a conservarlos durante meses. Son  muy sabrosos conservados de esta manera, y se pueden utilizar en infinidad de recetas, como salsas, ensaladas, guisos… Son especialmente apreciados en la cocina italiana, siendo imprescindibles en infinidad de recetas exquisitas.

tomates secos

Para ello sólo tienes que elegir, como siempre, ejemplares sanos, partirlos por la mitad, ponerles sal y dejarlos secar al sol durante unos 5 días. Por supuesto, en un lugar libre de bichillos que los puedan dañar.

Una vez pasado este periodo se les pasa una cuerda de algodón y se cuelgan en un lugar fresco y seco. Puedes conservarlos de esta forma si estás seguro de que pueden estar en un lugar higiénico…

Como nosotros somos muy escrupulosos, te aconsejamos que, una vez secos, los conserves en tarros esterilizados en aceite de oliva.

Puedes añadirles un ajo crudo y un poco de orégano, de esta forma los tendrás aromatizados y preparados para utilizar en infinidad de recetas. Y libres de bichitos que, bueno, mejor no comerlos.

Congelados

Si tienes sitio en el congelador, esta no es una mala forma de conservar tomates. Pero como en el caso de las conservas, recuerda que el congelado no es algo que se conserve para siempre, también se estropea y tiene una fecha recomendada de consumo, por lo que te aconsejamos que siempre lo etiquetes todo correctamente.

«puedes también congelarlos rayados, te será más fácil utilizarlos en salsas»

Se pueden congelar los tomates de infinidad de maneras, incluso enteros. Para ello, sencillamente los limpias, los secas, los metes en un recipiente o bolsa adecuada y los congelas. Para consumirlos sólo tienes que pasarles un ligero escaldado, podrás pelarlos y utilizarlos para salsas, guisos, gazpachos…

Puedes también congelarlos rayados, de forma que te sea más fácil utilizarlos directamente en salsas, o ya cocinados o con la salsa que más te guste.

Siempre tienen que estar bien sellados para que no se quemen ni recojan sabores indeseados del congelador.

Aplicando un poco de sentido común puedes conservar tomates, para tener una buena reserva para todo el año, con el que verás recompensado todo tu esfuerzo en el huerto.


Descubre más artículos de interés, en nuestro blog


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí