Cultivar champiñones en casa

Los champiñones son, probablemente, uno de los hongos más consumidos en todo el mundo. Los encontramos en supermercados y verdulerías sin ninguna dificultad. De diversos tamaños y calibres, se cocinan de mil formas diferentes, y a pocas personas conozco que les desagraden. Es por este motivo que cultivar champiñones en casa, se ha convertido en todo un reto.

Sus propiedades nutricionales son realmente sorprendentes, por ejemplo, ¿sabías que es un potente anticancerígeno? Su alto contenido en selenio, vitamina D, y antioxidantes le proporciona esta cualidad, que provoca la destrucción de células cancerosas y previene su aparición. Y es que al pertenecer al mundo de los hongos, no es ni un vegetal ni un animal, por lo que sus propiedades son únicas.

Cultivar champiñones en casa

Son una gran fuente de fibra y tienen un gran contenido de agua, por lo que resultan muy saciantes y ayudan a cuidar el buen funcionamiento del aparato digestivo.

Son ricos en potasio y sodio, resultando muy beneficiosos para nuestro sistema cardiovascular.

Como puedes ver, todo son ventajas que invitan a su consumo. Y además están buenísimos y resultan altamente versátiles en la cocina; simplemente a la plancha con un poco de aceite de oliva, o en las más refinadas recetas… ¡Deliciosos!

Cultivarlos en casa

Cultivar champiñónes en casa es relativamente sencillo. Los champiñones que consumimos, en realidad son el fruto de un hongo que se extiende bajo el sustrato y que es mucho más grande que los frutos que recogemos.

Como ya hemos mencionado anteriormente, el champiñón pertenece al mundo de los hongos, y por lo tanto, no se cultivan como si fuesen vegetales. De hecho, los champiñones se alimentan de materia en descomposición, y se le deben proferir unas condiciones determinadas para que el micelio pueda crecer en el sustrato. Si cumplimos una serie de sencillas normas, podemos tener en casa una producción continua todo el año, hasta que el micelio cumpla su ciclo de vida.

champiñones

Se pueden cultivar champiñones en casa, ya sea en una terraza o balcón, pero su hábitat idóneo sería un garaje o algún sitio parecido en el que la humedad pueda ser controlada y no reciba sol directo.

Existen diversos preparados en el mercado que puedes adquirir, como balas ya con el micelio que te darán casi producción inmediata, pero esto tendrá una duración determinada. Cuando se acaben los nutrientes que contiene el preparado, se acabó la recolección. Sin embargo, existe una forma casera que puedes hacer tú y que te garantizará una producción más longeva.

«recomendamos que limpies bien las herramientas que vas a utilizar»

Tan solo necesitas una caja de porexpan, o similar que contendrá el sustrato y el micelio, paja (preferiblemente hiérvela para que no gemine), un buen compost para alimentar a nuestro micelio, mantillo o turba para cubrir el compost, micelio en grano (esto es lo que debemos plantar para que se desarrolle por el compost y nos de su fruto, o sea, los champiñones, una tapa para cubrir la caja de porexpan, y agua, por supuesto.

champiñones cortados

Es importante que se tenga cuidado y que no se contamine la mezcla ni el micelio. Si entran en juego otras bacterias no deseadas podrían generar enfermedades que echasen a perder todo el trabajo. Por ello recomendamos que limpies bien las herramientas que vas a utilizar y te laves bien las manos antes de tocar nada.

En un recipiente mezclaremos la paja con el compost, removiéndolo e humedeciéndolo, a continuación llenaremos la caja. Ten en cuenta que cuanto más la llenes, más alimento proporcionarás al micelio. Sobre esta mezcla esparciremos los granos que hemos adquirido de micelio (que vienen a ser las semillas del champiñón, en este caso, al tratarse de un hongo, su nombre correcto serían esporas). Por último, lo cubriremos todo con el mantillo y lo rociaremos todo bien con un spray hasta asegurarnos de que toda la mezcla está bien húmeda.

plato de champiñones

Después, deberemos tapar la caja para que no le dé la luz durante aproximadamente una semana o hasta que veamos que una especie de pelillo blanco ha colonizado la caja. Esto es el micelio que se ha desarrollado, y es realmente el hongo que crea sus frutos, los champiñones.

Puedes ver aquí, 5 beneficios de comer champiñones

Una vez veamos esto, ya ha llegado el momento de exponerlos a la luz, pero no al sol directo. Es por ello que recomendábamos un garaje, un patio interior sin que le dé el sol directo. Lo que debemos hacer a continuación es tapar con film, de forma que se mantenga la humedad, pero no esté expuesto.

«El riego se aconseja con spray»

Para ello puedes utilizar una tapa más alta, pero con una ventanilla tapada con el film, o crear una especie de invernadero pequeño con palos o guías, el caso es que podamos destaparlo para regarlo, pero que permanezca protegido.

El riego se aconseja con spray, si realizamos un riego que encharque nuestra caja, el micelio se pudrirá.

En unas dos semanas, verás aparecer pequeñas manchitas blancas redondas, que corresponderán a tu primera cosecha de champiñones, que podrás empezar a degustar en unos 20 días.

Para recolectarlos, deberemos hacer un pequeño giro, de forma que saquemos la base de la tierra, no deben ser cortados.

Si tienen suficiente alimento y una temperatura controlada de entre 10 y 25 grados, podrás disfrutar uno año entero de una cosecha de exquisitos champiñones. Espero que con estas pautas, cultivar champiñones en casa, te resulte fácil y divertido.

Visita nuestro blog y descubre muchos más artículos de interés

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí