Injerto de escudete

Uno de los injertos que podemos realizar a finales de verano

Siguiendo con la temática de los injertos, os enseño a continuación uno que podéis practicar a finales de verano. El injerto de escudete se realiza a través de la corteza del árbol o arbusto receptor injertando una porción del donante que contenga una yema.

La savia debe llegarle a través de la periférica del receptor, de esta forma, si realizásemos este injerto en primavera, cuando la savia se encuentra en plena movida, el injerto debería de prosperar esa misma temporada; en este caso hablaríamos de injerto con yema despierta, ya que tanto el receptor como el donante se encuentran despertando del letargo invernal.

Sin embargo, si realizamos a finales de verano o a principios de otoño este tipo de injerto, hablaríamos de injerto con yema dormida, ya que prosperará en la posterior primavera.

¿Cuándo es mejor realizarlo?

Pues depende de variedades y de climatología… Si disfrutamos de un clima benévolo, en los que no abundan las heladas, yo personalmente, prefiero realizarlo en esta época, de esta forma, la yema que introducimos va acoplándose poco a poco a donante y, en mi caso, ha habido más porcentaje de éxito que el realizado en primavera.

Quizás porque, al estar las plantas en pleno apogeo, la savia no ha ocupado el lugar que debía ocupar poco a poco. Pero ya os digo, depende de variedades de árbol y del lugar en el que se realice.

Si preguntáis a los agricultores experimentados de la zona, os aconsejarán enseguida de cuándo realizarlo, ya que es uno de los injertos más sencillos de hacer y uno de los más utilizados.

Injerto de escudete: Metodología

Es aconsejable regar bien el receptor del injerto unos días antes de proceder a realizarlo. Es de vital importancia que la corteza del receptor se separe sin dificultad. Si esto no sucede, nos estará indicando que, o bien existe cierta deshidratación, o bien la savia no corre bien, lo que puede hacer que fracase el injerto.

Una vez tengamos la yema elegida para realizar el injerto, procederemos a cortar la corteza del árbol receptor en forma de T. No es necesario apretar mucho, solo notar que llegamos a la madera, y que la corteza se despega fácilmente.

En zonas muy lluviosas, puede ser recomendable que la incisión se realice en forma de T invertida, de esta manera evitaremos el riesgo de que entre agua en el injerto y no prospere.

Hay que tener en cuenta que debemos evitar en todo momento la proliferación de hongos o infecciones, ya que esto podría dañar tanto el injerto como el receptor en todo su conjunto.

injerto de escudete

A continuación cortaremos la yema donante, en forma de cuña por la parte de abajo y de forma rasa en la superior. Dejaremos un trozo de madera y la yema en la parte central del trozo cortado.

Esquema de injerto

Ahora lo introduciremos en el corte realizado en el receptor haciendo un poco de presión, de forma que nos aseguremos de que existe un total contacto entre receptor y donante.

Injerto de escudete

Ahora debemos envolver el injerto con cinta especial para injertos, pero dejando que la yema asome por la parte central, de forma que pueda desarrollarse.

En este caso no es necesario sellar el injerto con resinas ni nada más. En unos 20 días, el árbol receptor debe de haber cicatrizado el injerto y la yema de be de haber empezado a prosperar.

injerto de escudete

Esperamos que os haya sido de utilidad nuestro artículo sobre el injerto de escudete y os animamos a seguir aprendiendo sobre injertos, en este artículo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí