Tiempo de abonar el huerto

Cómo y cuándo hacerlo

En este post os voy a dar unos pequeños trucos sobre cómo y cuándo abonar el huerto.

En el hemisferio norte estamos empezando a notar el frío, y el crecimiento de lo que nos queda plantado y sigue con vida se ralentiza. Yo, concretamente, tengo plantadas zanahorias, cebollas dulces, judías verdes, ajos, alguna col despistada, acelgas y alcachofas. Las zanahorias las voy cogiendo tal y como las voy necesitando,  mientras que las judías han ralentizado significativamente su producción (aunque siguen produciendo), y las alcachofas van a su ritmo. Las cebollas parece que engrosan poco a poco, y los que están encantados son los ajos, que crecen por días… Pero claro, a ellos les gusta más el fresquete mañanero.

Las plagas han dejado de molestar, sólo controlo las babosas, a las que les encantan las acelgas, con trampas de cerveza. Por cierto, llevo días queriendo hacer una foto para que veáis lo efectivas que son… A ver si mañana por la mañana me acuerdo.

Y bueno, los días transcurren tranquilos, sin ser tan frenético el trabajo como en primavera y verano… Pero si queremos que esta próxima temporada vuelva a ser abundante en cuanto a producción de verduras, tenemos que tener unos cuidados básicos e ir preparando el terreno, como el de abonar el huerto, muy importante para dar de comer a nuestras plantitas para que crezcan hermosas.

Por ejemplo, si decidimos abonar el huerto con productos sólidos, tipo compost, restos de podas, etc., deberemos hacerlo ya, para que en febrero-marzo, se hayan descompuesto y los nutrientes hayan pasado a formar parte de la tierra. Para ello, es mejor enterrarlos y trabajar la tierra sobre ellos, de esa forma se descompondrán de forma anaerobia sin atraer plagas ni bichitos que no deseamos en nuestro huerto.

Si por el contrario decidimos utilizar sustrato, deberemos mezclarlo con la tierra arando. En el caso de que utilicemos gallinácea, por ejemplo, o estiércol ovino, equino o bobino, deberemos de tener cuidado de trabajar bien la tierra y utilizar cantidades controladas, ya que esto podría acidificar la tierra y posteriormente crear problemas en el crecimiento de las plantas. En este caso, y de forma, insisto, controlada, podremos dejarlo en superficie y que la lluvia y el rocío se encarguen de que los nutrientes entren a formar parte de la tierra.

Abonar el huerto

Así, que ¡manos a la obra!

En el hemisferio sur, sé que tenéis vuestros huertos a pleno rendimiento, así que para aplicar estos consejos, tendréis que esperar al invierno.

Si quieres saber más sobre el cultivo de las cebollas, visita este artículo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí