Acolchado y abonado con hojas secas

Así hemos acolchado y abonado nuestras cebollas

En esta entrada os vamos a enseñar cómo hemos hecho el acolchado y abonado con hojas secas de nuestras cebollas dulces. Creo haber comentado en ocasiones anteriores que este ha sido el primer año que nos hemos aventurado plantando cebollas dulces, por lo que tenemos que seguir cuidando nuestro huerto este invierno. Además, tenemos zanahorias, ajos, acelgas y coles.

ACOLCHADO Y ABONADO CON HOJAS SECAS

Las cebollas las plantamos a principios de noviembre (150 plantones comprados en una tienda de confianza), este año se ha retrasado el plantado porque ha sido un otoño demasiado cálido, además de extremadamente seco por nuestros lares. Y sigue sin llover y el rocío es más bien escaso. La tierra se agrieta y se seca demasiado, incluso para este tipo de cultivo, por lo que tenemos que recurrir al riego.

Pero con la cebolla dulce el riego es delicado porque si se abusa de él se pudre. Recurrimos al viejo truco de enterrar el dedo y comprobar que la tierra está seca para enchufar la manguera… Pero nos da miedo pasarnos, que el rocío en los días posteriores sea abundante y se nos pudra el tiempo y el esfuerzo.

Aprovechamiento de las hojas secas

Por otro lado, tenemos dos frondosas moreras y dos frondosos olmos que pierden abundantes hojas durante el otoño. La acumulación de hojas este año ha sido tremenda por lo que no dábamos abasto enterrándolas para hacer compost… Y bueno, unimos premisas. Tierra seca que necesita mantener una humedad controlada más abundancia de hojas, igual a acolchado y abonado con las hojas secas, todo en uno.

Primero amontonamos las hojas, las dejamos que empezaran a humedecer con el rocío y a descomponerse, y cuando han empezado a pudrirse hemos acolchado las cebollas. Todavía falta otra tanda de hojas que están en proceso de preparado, pero ya os podemos mostrar fotos con el resultado. ¿Con esto qué conseguimos? En primer lugar que la tierra no pierda tan rápidamente la humedad. Os informo que hoy, por ejemplo, tenemos anunciados 21 grados. En realidad, a estas alturas, lo normal sería que no sobrepasáramos los 10. Y además hemos hecho la prueba empírica esta misma mañana…

CULTIVO DE CEBOLLAS DULCES

Tenemos la mitad del huerto acolchado y nos queda la otra mitad y regamos ayer por la tarde. Esta mañana, la zona acolchada mantenía una humedad idónea, sin embargo la zona que no lo está ya estaba seca. Al mismo tiempo, las hojas se van descomponiendo y van descargando nutrientes sobre la tierra, por lo que el beneficio es doble. Y además, evitamos las quemas que no aportan nada bueno.

Y bueno, como podéis ver en las fotos, las cebollitas van engordando y las hojitas bien recicladas. Esperamos poder degustar muchas de ellas.

Si quieres saber más sobre el cultivo de las cebollas dulces, visita nuestro artículo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí