Las ortigas

Beneficios de consumir ortigas

Recuerdo claramente la primera vez que me encontré con las ortigas. Iba caminando con mi abuelo muy cerquita de su huerto, en donde corría un arroyo y una acequia. El suelo era resbaladizo y todo alrededor eran cultivos de huerta. Hacía buen tiempo, porque recuerdo que  llevaba un vestido rosa que me había confeccionado mi madre. Unos 4 o 5 años tendría yo… De repente noté un escozor enorme en una de mis piernas y empezó a enrojecer. Mi abuelo me llevó a una fuente de agua fresca y cristalina y cuidadosamente limpió mi pierna. En breves minutos el escozor desapareció. El hombre me dijo… «Acabas de descubrir las ortigas».

Desde ese momento las evitaba como si de una peste se tratasen… Hasta que he descubierto todos sus beneficios, y me he dado cuenta que quizás, esas defensas que la convierten en una planta urticante, lo que están haciendo es proteger el verdadero tesoro que ofrecen.

Las ortigas y su uso cosmético

Las ortigas suelen aparecer en campos bien abonados y fértiles, ricos en nitrógeno y preferentemente húmedos de forma natural. A no ser que se cultiven expresamente, como ya está pasando en muchas partes del mundo. El motivo es que de esta planta se aprovecha absolutamente todo, desde las hojas hasta las raíces, mayormente en el mundo de la cosmética y la medicina. Esto es debido a su alto contenido en aminoácidos (contiene nada más y nada menos que todos los esenciales), polifenoles, betacaroteno, luteína, grasas como el ácido linoleico, pálmico, esteárico y oleico, además de vitaminas A, C, K y diferentes variantes del grupo B y minerales como el calcio, hierro, magnesio, potasio, sodio y fósforo.

Beneficios de consumir ortigas

Tomado como complemento alimenticio resulta un potente antioxidante, lo que previene la aparición de radicales libres y el envejecimiento. Además se utiliza en la fabricación de cremas y lociones antiacné y anticaspa. De hecho, si aplicamos sobre nuestro cabello una infusión de ortiga una o dos veces por semana prevendremos de forma muy efectiva la aparición de caspa y los picores en el cuero cabelludo. Para hacerlas sólo necesitamos tener hojas de ortiga desecadas e infusionarlas a razón de una cucharadita por vaso de agua. Lo mismo podemos hacer con casos de acné o irritaciones en la piel. Se procede a realizar una infusión de ortiga y se aplica cuidadosamente con un algodón o gasa. La mejoría es evidente a las pocas aplicaciones.

Las ortigas y su uso terapéutico

¿Por qué no utilizo “uso médico”? Pues porque el consumo de ortigas en casa es medicina tradicional y natural, se pueden prevenir dolencias y mejorar otras, pero nada puede sustituir la visita a un especialista cuando detectemos que algo puede estar pasando en nuestro organismo. Por ello, es estupendo que se sigan estas recomendaciones, pero acude a tu médico si ves que algo no anda bien. Las ortigas se suelen consumir en ensaladas, tortillas, guisos… Existen muchas recetas que puedes encontrar con sólo buscarlas en youtube, a mí me ha gustado esta especialmente.

O sencillamente infusionadas, como en el caso del uso cosmético. Por supuesto te beneficiarás de todas las ventajas que he nombrado anteriormente. Además, previenen el estreñimiento y ayudan a regular los niveles de colesterol en sangre, así como a regular la tensión arterial. Esto es debido a sus ácidos grasos esenciales y a su alto contenido en antioxidantes.

Tengo que recalcar que su consumo no está aconsejado en personas que padezcan de tensión arterial baja.

Las ortigas y el huerto

Ha existido una época, y existen muchas personas que consideran las ortigas como malas hierbas que hay que arrancar… ¡Y además son urticantes! Craso error. Las ortigas son una auténtica bendición para nuestros huertos. Su aparición previene a nuestros cultivos de innumerables plagas, sólo por el hecho de crecer junto a nuestras plantitas. Pero no sólo eso, el purín de ortigas realizado mediante la maceración de ortigas verdes con agua, o su infusión, resulta muy beneficioso. Repele plagas al mismo tiempo que ayuda a que nuestras plantas puedan afrontar mejor posibles males que hayan sufrido con éstas. El poder antioxidante y todos los beneficios de las ortigas no sólo son buenas para el ser humano, también lo son para los vegetales.

Recolección de las ortigas

Para recolectarlas sin sufrir sus efectos urticante existen dos formas muy efectivas, la primera y más evidente, es hacerlo con guantes. La segunda es hacerlo de abajo-arriba, como a pellizcos. Para esto hay que ser un poco más diestro y tener cierta práctica. Yo personalmente no la he probado… Llamadme desconfiada, pero después de mi experiencia con ellas siendo pequeña, siempre prefiero ponerme guantes. Y bueno, inmediatamente después, si las escaldáis o las desecáis, sus efectos urticantes se pierden. Pican porque tienen una especie de pelillos en la parte anterior de las hojas que se clavan en nuestra piel y producen ese escozor característico. Sencillamente es su forma de defenderse de predadores naturales. ¿O creéis que teniendo las propiedades que tienen los animalillos dejarían alguna viva en el huerto?

Para saber más sobre el purín de ortiga clica aquí.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí