Cómo y cuándo sembrar patatas en el huerto

El cultivo de la patata

En los meses de febrero y marzo es cuando deberemos de empezar a organizar nuestro huerto y empezar a plantar cultivos directamente en el suelo. Cómo y cuándo sembrar patatas en el huerto es una de las preguntas que nos realizamos los que estamos empezando en estos menesteres. Entre otras cosas porque una helada tardía o un mal sustrato puede hacer que todo el esfuerzo que hemos dedicado a la siembra, además de la inversión que hemos hecho se malogre.

Cómo y cuándo plantar patatas en el huerto

La patata ha sido un aliado clave en todo el mundo desde que se difundió desde el continente americano a todo el mundo. Hasta la fecha, en Europa por ejemplo, el tubérculo más consumido eran los nabos, sin embargo, pronto fueron sustituidos por las patatas por su versatilidad, su agradable sabor y su durabilidad. La patata ha salvado a numerosos navíos de sufrir escorbuto, precisamente por su contenido en vitamina C y su facilidad para la conservación.

No vamos a negarte que la recolección es algo dura, pero merece la pena tener tu propio suministro de patatas, que con unos pocos cuidados puede aguantarte en muy buenas condiciones durante muchos meses.

Nuestra experiencia

En nuestro huerto ya están empezando a aparecer las primeras plantas. Realizamos la siembra hace apenas dos semanas, es decir, a finales de febrero. Seleccionamos ejemplares que previamente habían estado en un sitio oscuro y empezaban a tener brotes. En esta ocasión los plantamos enteros, pero se pueden partir respetando los ojos que van apareciendo dando lugar a nuevas y vigorosas plantas.

Cultivo de la patata

La patata es un tubérculo, y como tal, crecerá más y mejor en suelos bien abonados. Este abonado lo realizamos previamente a principios de invierno, con compost casero. Para ello, mezclamos el compost con el suelo existente (en este caso bastante calizo) y lo trabajamos a conciencia. Durante estos meses el sustrato ha ido distribuyendo nutrientes, y por supuesto, lo volvimos a trabajar previamente antes de plantar nuestros ejemplares.

Siembra y cultivo de la patata

Debemos tener en cuenta que para que puedan crecer adecuadamente las patatas, necesitan suelos no demasiado duros, para que puedan tener el espacio adecuado para crecer. En caso de que el suelo se endurezca demasiado, podríamos encontrarnos con ejemplares pequeños o tremendamente deformes, lo que dificulta su consumo y tratamiento en la cocina. Para ello aconsejamos acolcharlo con hojas junto al compost.

Siembra y cultivo de la patata

Las fotos que ves en este apartado son de los primeros ejemplares que están empezando a crecer en nuestro huerto.

Crecimiento y cuidados

Decidimos plantarlas a finales de febrero porque en la zona en la que vivimos no son demasiado frecuentes las heladas, por lo que pensamos que las plantas van a estar protegidas de este peligro. En latitudes más frías es conveniente esperar hasta principios o incluso mediados de marzo. En este caso, si se produce una helada la planta todavía no se habrá desarrollado, y no le afectará. En nuestro caso, cruzaremos los dedos para que el tiempo no nos sorprenda, en ese caso deberemos de reemplazar los ejemplares dañados.

La planta se irá desarrollando y empezarán a aparecer flores cuando llegue a su madurez. Normalmente, el número de flores que aparezcan nos anunciará lo abundante que va a ser nuestra cosecha. En este momento debemos de cuidar especialmente la aparición del gorgojo de la patata, férreo enemigo de nuestras plantas y que puede acabar matándolas si no tomamos cartas en el asunto.

Gorgojo de la patata

Como siempre, aconsejamos prevenir que curar… En este caso, un buen aliado para plantar junto a nuestras patas son los ajos. Ambos forman un buen tándem, no se roban nutrientes y además, los ajos ayudarán a espantar las posibles plagas de las patatas, como el temido gorgojo. Aconsejamos que se planten al mismo tiempo para que ambos crezcan juntos y en armonía. También funcionan muy bien los rábanos picantes y la salvia.

Si aparece de todas formas, deberemos de utilizar trampas o productos fitosanitarios lo menos agresivos posibles y retirarlos en cuanto los veamos. Sus puestas son muy abundantes y lo hacen en el reverso de las hojas, y cuando eclosionan aparecen miles de escarabajos en estado larvario tremendamente hambrientos que pueden acabar con nuestra cosecha.

Se recomienda rotar los cultivos para evitar posibles ataques en posteriores plantaciones. A este gorgojo le gustan especialmente las patatas y las berenjenas, y se refugian en el suelo en estado de hibernación para volver a realizar su ciclo vital en la siguiente primavera, así que, apliquemos el sentido común, y si hemos tenido un ataque el año anterior, evitemos volver a plantar los mismos cultivos en el mismo sitio para que no pueden encontrar su habitad ideal de alimento y reproducción.

Los riegos deben producirse cuando el sustrato se encuentre seco y evitando mojar las plantas para prevenir la aparición de hongos y podredumbre.

Otro de los grandes enemigos de nuestro cultivo es el gusano de alambre, que perforará nuestras patatas realizando galerías que pueden cargarse del todo nuestro cultivo. Uno de los síntomas que notaremos es que nuestras plantas pierden vigor y dejan de crecer o lo hacen de forma muy lenta. Esto es debido a que este gusano está perforando y comiéndose las raíces de la planta, además de los tubérculos.

Para evitar estos molestos bichitos debemos de trabajar profundamente la tierra mediante un buen arado para evitar que se sientan cómodos en nuestro suelo, y si aun así, sospechamos de su parición, se pueden utilizar trampas con feromonas para extraerlos de nuestro cultivo o utilizar cal de cultivo, ya que este elemento no es de su agrado.

Existen otro tipo de peligros, como el gusano de la patata o los caracoles… En ambos casos existen trampas para extraerlos, pero en casos de urgencia, sobre todo con el caso del gusano deberemos de utilizar insecticidas. Por supuesto, si son naturales y no agresivos con el medio ambiente, mucho mejor. Si quieres saber más, te aconsejamos que leas este artículo: Pincha aquí

Listas para el cultivo

Las patatas, si queremos conservarlas debidamente, debemos recolectarlas en su justo momento, ni antes ni después. Si no están maduras del todo apenas nos durarán, y si están pasadas… Pues tampoco. Además, ya habrán dado buena cuenta de ellas innumerables animalillos a los que les encantan.

La propia planta nos dirá cuando está lista para la recolección. Si el ciclo de nuestro cultivo ha sido sano, es decir, no se ha visto afectado por plagas y la planta ha podido realizar todo su ciclo de crecimiento, así como su floración, llegará un punto en el que llegue a su madurez. Lo reconoceremos porque las plantas empezaran a perder vigor y amarillearán y empezarán a secarse las hojas. Esto no debe producirse sólo en una planta, sino en la mayoría de nuestra plantación. Ese será el momento de la recolección.

Aconsejamos utilizar azadas con forma de herradura para producir el menor daño posible a los tubérculos, y tener paciencia para ir encontrándolas. No hay mayor satisfacción que ir encontrando hermosas patatas cultivadas por nosotros mismos.

Para conservarlas deberemos de buscar un lugar fresco y seco, y a poder ser oscuro. Además, tenemos a la venta diferentes productos para conservarlas durante meses sin ningún problema.

Este artículo está dirigido al cultivo en huerto, si quieres saber cómo cultivarlas en maceta y en casa pincha aquí.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí